Los refugios

En marzo de 1937 comienzan los primeros bombardeos al Puerto de Sagunto y la Gestora Municipal Antifascista, compuesta por Izquierda Republicana, Partido Socialista Obrero Español Partido Comunista de España y el Partido Sindicalista,  propone una serie de medidas para construir refugios antiaéreos, como el trabajo voluntario sin retribución los domingos, la obligación de los refugiados de guerra de más de 45 años de trabajar en las obras, y se establece como medida coercitiva, que revela el grado de crispación municipales.

[…] que por parte de la Delegación de Defensa que intensifique más la vigilancia y visite con más frecuencia los cafés y bares llamados Noguera, Gabaldón, Español y Bono, y que estas visitas se efectúen en horas de trabajo, y todo aquel que no posea el certificado de trabajo (…) que se le obligue a trabajar en la construcción de estos refugios.

(Libro de Actas del Ayuntamiento de Sagunto, acta del 30 de marzo de 1937).

Pese a todo los refugios seguían sin construirse al menos con la rapidez que el caso requería. Muchos Los proyectos oficiales se sucederán en 1937 y 1938 sin grandes resultados. Muchos saguntinos se construyeron sus refugios particulares antiaéreos. Después, a medida que los bombardeos iban aumentando la mayoría de la población comenzó su huida a los pueblos de alrededores o se esparció por los campos y las montañas cercanas. Había un refugio en la esquina del antiguo sindicato de riegos en la calle San Francisco, también en la calle En Jou y otros en una cueva grande dentro de una casa de la calle Valencia que hacia esquina con la calle Ben Montel y otra cueva de menos capacidad en la calle de Vista alegre. En la fabrica del Puerto había otros refugios cerca de las denominadas casas de Menera.

Sello emitido por el Ayuntamiento de Sagunto para sufragar la construcción de refugios

Sello emitido por el Ayuntamiento de Sagunto para sufragar la construcción de refugios

Hasta el 15 de junio de 1937 no se regula el toque de sirena pero, cuando comenzaba su ulular ya era demasiado tarde. Entre el 1 y el 7 de julio de ese mismo año muchos habitantes del Puerto huyen de los bombardeos. Mientras la situación es inversa en Sagunto ya que esta población contará con más habitantes que nunca porque habían muchos refugiados de guerra y también porque algunos habitantes del Puerto se habían trasladado a Sagunto.

El pánico se apodera de la población después del bombardeo del 22 de diciembre de 1937, el peor de la guerra civil, y progresivamente la vida en la ciudad se vuelve insoportable. A esa fecha no se habían construido los refugios antiaéreos oficiales y coincidiendo con la efímera caída de Teruel en manos republicanas los bombardeos aumentan. Además, el 22 de febrero de 1938, cuando los tropas republicanas evacuan Teruel delante de la ofensiva nacional Sagunto sufre un bombardeo aéreo y marítimo. Los saguntinos, en 1939, huyen de Sagunto convirtiendo esta población en un solar deshabitado hasta final de la guerra.

Bibliografía:

Josep Manuel Palomar Abascal “Dades per a l’estudi de la Guerra Civil a Sagunt. Els bombardejos de 1937-1938.”

Albert Forment Romero “La Guerra Civil a Sagunt 1936-1939: tres anys de revolució social”