Objetivos

Compañía Siderúrgica del Mediterráneo

Plano de la Siderurgia, o Fabrica de Armamento nº 15 durante el conflicto, realizado en 1940 con casi la misma apariencia que durante los años 1936 a 1939

Mapa actual de Sagunto con las posiciones de los campos de aviación, baterías de costa y del Grupo Fijo nº 31 de la DECA

Sagunto era en el año 1938 una ciudad industrial importante, que aun teniendo una gran empresa siderurgia comerciaba también con productos agrícolas. Su población aumentó mucho en la década de los años 20, pasando de 10.400 habitantes en 1920 a casi 20.000 en 1938. Se repartían casi por igual, unos 9.500 en Sagunto y 10.500 en el Puerto.

Dos vistas de la siderurgia de la Compañía Siderurgica del Mediterráneo en los años veinte :: Archivo Llueca-Juesas

Los bombardeos resultaron desastrosos para ambos núcleos. Quitando los objetivos estratégicos puramente militares, también se bombardea la población civil resultando muchas casas destruidas o a punto de caer. En el Puerto las destrucciones fueron muy numerosas, agravadas por la debilidad de la mayoría de las casas obreras.

La fabrica y sus instalaciones (Informe de la Compañía Siderúrgica del Mediterráneo sobre los daños producidos por la Guerra Civil, 24 de abril de 1940, descargar siderurgia) no resultaron con mucho daños pese al volumen de explosivo recibido al ser mas de 711 toneladas entre alto explosivo y bombas incendiarias. Según valoraciones oficiales (Informe de la Dirección General de Regiones Devastadas, descargar regionesdevastadas), de 5.100 edificios de Sagunto 500 están totalmente destruidos y 600 parcialmente tocados. En el Puerto de 1.800 casas unas 500 acabaron destruidas y muchas más tocadas.

Sellos emitidos por la República española dedicado a los obreros de Sagunto en 1938 :: Archivo del autor

En este periodo bélico se realizaron varios proyectos militares muy importantes, tales como las placas de blindaje de UNL-35 y el Tren Blindado nº 12.

El UNL-35 fue proyectado en España y por decisión de la Comisaría de Armamento y Municiones por el ingeniero ruso Nikolai N. Alumov. La Fábrica de Armamento nº 22 Unión Naval de Levante fue la encargada de fabricar un modelo de auto ametralladora basada en los FA-1, BA-20 y BA-6 soviéticos, pero con modificaciones propias de la Oficina de proyectos de la Fabrica. Este proyecto recibió el nombre inicial Trabajo nº 35 y posteriormente UNL-35.

Para el chasis se emplea un camión civil ampliamente utilizado 4×2 ZIS-5 ( o 3HC-5) recortado y vuelto a soldar para reducir la batalla a 2’548 metros. Sobre este chasis se soldaban tres arcos sobre el que se disponía un armazón blindado de 8 mm. de espesor, con las juntas soldadas y con remaches de refuerzo, de paneles inclinados y bajos en V, lo que le daba cierta protección contra las minas. llevaba una torreta troco piramidal giratoria provista de una escotilla superior semiesférica que se abría hacia delante, la torreta estaba dotada de una ametralladora Napo de 7’62 mm montada en una rótula. Además montaba otra ametralladora igual a la de la torreta en la parte derecha del conductor. Su tripulación constaba de un jefe-tirador de proa, tirador de torre y un conductor. Los neumáticos eran a prueba de balas.

El motor de gasolina era el del ZIS-5 que rendía 73 Cv y 2.300 rpm. 6 cilindros refrigerados por agua lo que le proporcionaba mayor movilidad que a su compañero soviético ya que podía alcanzar los 55 km/h.

En enero de 1937 se inicio la producción a un ritmo de 5 ejemplares al mes. Hasta 1938 la producción se mantuvo, pero el traslado a la empresa Amat en Elda (Alicante) y la falta de suministros de chasis hicieron que a partir de la primavera de 1938 hubiera que recurrir a chasis de Ford V8 y Chevrolet SA. Resultaba un vehículo de 2’3 toneladas, 1’903 metros de ancho, 2’387 de alto y 3’871 de largo

Estos vehículos fueron empleados en la zona de Levante y Andalucía, formando parte de los ejércitos de Levante y del Sur, y de la 2ª División de Ingenieros Blindados. El total fue de unas 120 unidades entre las dos fabricas que los construyeron en diferentes etapas.

La Compañía Siderurgia de Mediterráneo construyó el tren blindado nº 12, de 50 metros de largo y 300 toneladas de peso y estaba movido por una potente locomotora. Su armamento esta compuesto por cuatro cañones de 76’2 Mm. Skoda, ocho ametralladoras Maxim,  dos ametralladoras antiaéreas Vickers y dos ametralladoras Togarev, además de los rifles de las milicias. Este tren blindado desarrolló sus actividades bélicas a lo largo de la línea de ferrocarril entre Sagunto y Teruel, participando en la batalla de la Sierra Espadán.

Se puede decir que los cuatro componentes de los que constaba este tren blindado, de izquierda a derecha son:

El primer componente era un vagón largo con una porción central blindada desde donde de podían disparar los fusiles por sendas aspilleras, cuatro por lado. En la parte delantera y trasera, y cubierta por un techo blindado estaban emplazados dos cañones de 75 mm. El espesor del blindaje era, en algunos lugares, de doble armadura. En las torretas de los cañones habían blindajes de 20/23 mm, escudos de 14-16 mm y en todo el tren de 14 a 7 mm

El segundo componente era la locomotor, igualmente protegida por un blindaje que dejaba el espacio necesario para que se apostaran dieciséis soldados con rifles, disparando por aspilleras practicadas en el blindaje, ocho a cada lado del vagón que transportaba el carbón que estaba unido a la locomotora de manera que mientras se alimentaba la caldera no se quedara expuesto al tiro del enemigo.

El tercer componente era un vagón totalmente acorazado con unas aberturas amplias practicadas en la parte delantera y trasera donde se podían emplazar dos ametralladoras pesadas. Al igual que los otros dos llevaban aspilleras a los lados para poder disparar con rifles o ametralladoras ligeras, concretamente 26.

También se fundieron proyectiles y bombas de mano de tipo denominado “Sagunto” pero es un hecho no conformado al desaparecer la documentación de estos años de los archivos de la Compañía Siderúrgica del Mediterráneo.

Bibliografía:

José Luis Miralles i Garcia “Anàlisi distribució població comarca del Camp de Morvedre”, Braçal
Josep Manuel Palomar Abascal “Dades per a l’estudi de la Guerra Civil a Sagunt. Els bombardejos de 1937-1938, Llibret Falla Santa Ana, Sagunto, 2002.

Estaciones de tren y almacenes de Sagunto

Plano de la zona de la estación y almacenes en 1940

Sagunto tenia una buena posición estratégica como nudo de comunicación con instalaciones de fabricaciones y almacenaje de material y un puerto importante por donde llegaban suministros. Así en esta población eran objetivos principales las estaciones ferroviarias de la Estación del Norte y la “Xurra” de Aragón, los almacenes de los alrededores y los puentes del río Palancia.

Dos postales de los años veinte en los que se puede ver la Estación de Aragón 'La Xurra' y uno de los barrios más castigados por los bombardeos llamado 'El Raval del Salvador' :: Archivo Llueca-Juesas

También la carretera de Valencia a Barcelona era objetivo principal ya que pasaba por dentro de la población, atravesando el Arrabal del Salvador por la calle Valencia, por delante de la Iglesia del mismo nombre y salía por la calle de Almenara por un puente paralelo al del ferrocarril.

 

Fotografía realizada por Sarthou Carreres en 1925 en los que pueden ver sobre río los puentes de la carretera Valencia-Barcelona y el del tren

El año de 1938 es decisivo para la guerra. El frente se acerca cada vez más a Sagunto después de la caída de Teruel y queda estabilizado el frente hasta el final de la guerra por el oeste en los alrededores de Viver y por el norte en la Vall d’Uxo, todos los frentes a menos de 20 km de la población. los fogonazos de los combates de ven por la noche y una unidad de ingenieros-zapadores se prepara para volar el puente si se rompe el frente. En esta época se empieza a fortificar las inmediaciones del castillo y la ribera del Palancia y la población huye despavorida hacia lugares mas seguros debido a la proximidad del frente de batalla y el aumento de bombardeos. Pero no caerá hasta los días posteriores a marzo  de 1939.

El avance imparable de las tropas de Franco después de la Batalla del Ebro demandan ingentes cantidades de tropas y material que pasan por Sagunto. Como se ha dicho en los alrededores habían almacenes y algunos servirían para clasificar y distribuir todo tipos de materiales incluido el militar, aunque también se realizaban todo tipo de ocupaciones civiles al ser almacenes de naranjas.

Efectos de la metralla y de las ondas expansivas de las bombas en el exterior e interior de un almacén próximo a las vías del tren

Pese a todo no consta que hubiera un cuartel de tropas permanente, ni hospital militar ni alguna edificación militar que demandara unos ataques tan feroces que no fueran la destrucción sistemática en enclaves estratégicos y de matanza de civiles indiscriminada. Solamente hay documentada la presencia de una división del EPR que fueron alojados en su mayor parte en Sagunto y el resto en Los Valles, Puzol, Almenara y en el Puerto. Se sabe por las tensas relaciones de la población con el tercer batallón de la 89 Brigada Mixta al robar estos coches, muebles y materiales diversos en la sede del Sindicato Sidero-Metalurgico i Oficios Varios y alguna unidad de artillería no identificada que ocuparon el Convento de Santa Ana en el extremo noroeste de la población .

En Sagunto (informe del arquitecto jefe oficina técnica de Valencia) cayeron bombas en algunas casas de las calles Valencia, en la actual plaza de la Constitución y calle del Médico Gabriel Flors, en la subida del Portal de Ferriça y en la calle Mayor. Tamben tocaron algunas viviendas del Camí Real, calle de Romeu y en la Plaza de la Glorieta, cerca del Colegio Publico “Cronista Chabret”, donde aun se pueden ver agujeros de metralla en la puerta de hierro principal. Hay testimonios que hablan de una bomba que no exploto en la esquina sur de la Iglesia de Santa María y otra en el Ayuntamiento. La destrucción de edificios religiosos es agravada por estos ataque después de los acontecimientos de quema de archivos e imágenes los días 21 y 22 de julio de 1936.

Bibliografía:

Josep Manuel Palomar Abascal “Dades per a l’estudi de la Guerra Civil a Sagunt. Els bombardejos de 1937-1938, Llibret Falla Santa Ana, Sagunto, 2002.